Las torrijas son un postre típico que se come durante la Semana Santa en toda España, y Sevilla no es una excepción. Sus orígenes son muy antiguos, en la época romana; más tarde, se convirtió en un plato que se hacía para celebrar el nacimiento de un niño, y que le regalaba a las madres que acababan de dar a luz. ¿Sabías que la costumbre de comer este dulce durante Semana Santa no aparece hasta mediados del S. XIX?

¡Aprende a cocinarlas!

 

Para prepararlas, necesitas:

  • Pan (en barra o de molde)
  • Huevos
  • Leche
  • Azúcar
  • Canela en rama y en polvo
  • La corteza de medio limón
  • Aceite de oliva

 

Pon a calentar, en un cazo con la leche, 3 cucharaditas de azúcar, la canela en rama y la corteza del limón. Deja la leche calentar, y mientras tanto corta en rebanadas el pan (si no lo tienes ya cortado o en molde), aproximadamente de 2 centímetros. Ponemos el pan cortado en una fuente honda, y vertemos la leche para dejar remojar las torrijas durante 10 minutos.

 

Se calienta el aceite para freír el pan. Antes, se saca el pan remojado en leche, se escurre un poco y se baña en huevo. A continuación, se fríe en el aceite caliente hasta que las torrijas estén doraditas. Al sacarlas al plato, pon un papel de cocina para que absorba el resto del aceite que les sobre. Para terminar, espolvorea un poco de azúcar y de canela en polvo.

 

Silvio tips

  • Si quieres que las torrijas queden crujientes por fuera y blanditas por dentro, utiliza pan en barra
  • ¡No dejes que hierva la leche con la canela y el azúcar! Solo tienes que templarla
  • Ve cambiando el aceite cada diez torrijas aproximadamente para que no se vaya acumulando restos de ellas en la sartén

¡Si os animáis a hacer esta receta, no dudéis en compartirla en redes sociales etiquetando a ESN Sevilla!