Las calles Tetuán y Sierpes tienen una tradición comercial que se remonta a mediados del S. XIX. De esa época no sólo quedan los bonitos escaparates de las tiendas (¡que siguen abiertas desde entonces!) sino también una de las señas de identidad de las calles: la publicidad en murales de azulejo. A partir de la década de 1910, este tipo de anuncios se extienden por España. En Sevilla tienen gran éxito debido a la tradición cerámica en el barrio de Triana.

 

¡Estos son algunos de los anuncios y las tiendas que vale la pena que veas!

 

Anuncio de Studebaker (C/ Tetuán, 8): anuncio de azulejos de 1924, para promocionar el “Studebaker Big Six”, un coche descapotable. El conjunto de azulejos está pintado a mano por Orce Mármol y proviene de la fábrica de Ramos Rejano en Triana. Fue restaurado por última vez en 2017.

 

Azulejo “Alegoría del comercio” (C/ Rioja, 1): desde la calle Tetuán a la calle Sierpes se puede llegar paseando por la calle Rioja. En la esquina con Sierpes, se encuentra este bonito azulejo, colocado en 1910, en honor a esta zona comercial del centro de la ciudad.

 

Sombrerería Maquedano (C/ Sierpes, 40): esta pequeña tienda fue fundada en 1908, y es reconocible por su escaparate de madera y las cristaleras modernistas de sus puertas. Además, conserva su disposición original en dos plantas con una escalera de caracol, y sin mostrador. A finales de 2018, la Cámara de Comercio de Sevilla lo eligió como establecimiento emblemático, un reconocimiento a los comercios tradicionales más característicos de la ciudad.

 

Óptica Soloptical (C/ Sierpes, 39). En su fachada se encuentra un mural publicitario de los anteriores comercios que ocupaban el local, colocado en 1944: “Deportes Z” y “Armería Z”. El conjunto de azulejos está diseñado y pintado a mano por Ruesga Salazar. Los azulejos provienen de Cerámica Carrecio (el anuncio de abajo, de la Avenida de Miraflores), Ramos Rejano (el anuncio de arriba, de Triana), y Cerámica Santa Ana (el rifle y el letrero “ARMERÍA” en la parte superior, también de Triana).

 

Relojería “El Cronómetro” (C/ Sierpes, 19-21): esta relojería, abierta en 1901, tiene un característico panel de madera con seis relojes, los cuales marcan la misma hora. Este panel fue ideado como mueble publicitario para la Exposición del 29. El local sigue regentado por la familia Sanchís, que lo fundó hace seis generaciones.

 

Papelería Ferrer (C/ Sierpes, 5): en el año 1855 llega un joven matrimonio catalán a Sevilla para viajar a América, con la mala suerte de que el barco zarpará sin ellos. Mientras esperaban al siguiente, decidieron montar la papelería que vemos hoy en día en la calle Sierpes. Esta papelería, la más antigua de España y la tercera de Europa, sigue en funcionamiento desde el año de su fundación, 1856; y sigue regentada por la familia Ferrer desde hace cinco generaciones.


Confitería “La Campana” (C/ Sierpes, 1-3): fundada en el año 1885, esta confitería se encuentra en un edificio de estilo regionalista, del que destaca su fachada revestida de madera con su publicidad de vidrio y los rótulos de pan de oro. Cuando estés por allí, no dudes en probar los dulces típicos que se hacen allí desde el S. XIX: los merengues, las tortas de polvorón, las lenguas de almendra o las yemas sevillanas. A finales de 2018, la Cámara de Comercio de Sevilla también lo eligió como establecimiento emblemático.

¡No dudes en fijarte en estas tiendas y fachadas en tus paseos por el centro! Hasta la próxima,

Silvio Sevilla